El Entorno

El Entorno
Compartir esta sección en Facebook Compartir esta sección en Twitter

La Costa da Morte, solitaria, salvaje y espectacular. Naturaleza en estado puro.

La ría, abierta a los vientos del noroeste, penetra tierra adentro casi 4 km. En su costa septentrional se abre una bahía que alberga al puerto y a la villa de Camariñas, famosa por sus encajes de bolillos. Hacía el interior, la ría de Camariñas pierde poco a poco sus rasgos marinos para unirse mansamente con las aguas del río Grande en Porte do Porto.

La visita al Faro de Cabo Vilán es una etapa obligada en toda ruta por la Costa da Morte que se precie. Una carretera de 5 km. enlaza cabo Vilán con la parroquia de Camariñas.

Playas salvajes, como son las playas de Reira. La Playa Do Trece, se puede conocer el verdadero rostro de la costa da Morte: un litoral solitario que desvela un pasado de trágicos naufragios en cada roca. Playas de arenas blancas, batidas por las bravas olas del Océano Atlántico.

Verlo para sentirlo.

El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno El Entorno